Lucha a puño cerrado contra el cáncer y la discapacidad

Tomado de: http://www.aldia.cr

Una prótesis le ayuda a esta joven puriscaleña a comenzar de nuevo
Mercedes AGÜERO ROJAS
maguero@aldia.co.cr

En plena adolescencia, Natalia Marín Núñez, tuvo que cerrar los puños y pelear contra un cáncer maligno, que estuvo a punto de arrebatarle la vida y la dejó sin su pierna izquierda.

Esta joven puriscaleña, de 14 años, ahora no asiste al colegio y tampoco ha tenido tiempo para detenerse en vanidades.

Hace más de dos años, los médicos le daban sólo tres meses de vida. Pero ella empezó a luchar. Primero contra la mortal enfermedad y luego con la discapacidad que ésta le dejó.

Ganó la primera batalla y luego, con la ayuda de un estadounidense radicado en nuestro país, especialista en rehabilitación física, consiguió una moderna prótesis con la que volvió a caminar y soñar. “Estar sin la pierna no se me dio nada, pero me costó mucho conseguir una buena prótesis. Me mandaron una provisional, pero era una pata tiesa, toda fea y no podía usarla porque me dolía mucho”.

Conseguir una prótesis de excelente calidad, que se ajustara a las necesidades de Natalia (debido a que le amputaron la pierna muy arriba) representaba para sus padres, un vendedor de lotería y una ama de casa, pagar entre ¢4 y ¢5 millones. Entre rifas y colectas de vecinos, recaudaron ¢800 mil, suma aún insuficiente.

En ese momento le recomendaron contactar al estadounidense Dino Cozzarelli, quien gracias a gestiones con hospitales y organizaciones de su país, le consiguió una moderna prótesis que el mismo le ayudó a colocar.

Cozzarelli quiere extender este beneficio a niños y jóvenes de limitados recursos que estén en condiciones similares.

Vinicio Mesén, director del Centro Nacional de Rehabilitación (CENARE), dijo que la Caja otorga prótesis según las necesidades del paciente, pero reconoció que no pueden ofrecer lujo ni tecnología de punta.

El CENARE no tiene lista de espera para prótesis porque las entregan, según las requieren los pacientes, pero admiten que no son de tecnología avanzada.

Para Natalia, que se integrara al colegio el próximo año y quiere convertirse en veterinaria, ha sido motivador tener una pieza de alta calidad y con características muy similares a su pierna.

Leer artículo completo »

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.